top of page
  • Foto del escritorMercadeo Atman Yoga

Meditar para vivir, no al contrario.




Las posturas sirven a la respiración, la respiración sirve a la meditación y la meditación a la vida.


Es fácil confundir el camino con el destino, tanto como es difícil separarlos, así como es correcto decir que el río ya llegó al mar, no que "esta llegando".


Y lo mismo pasa con la meditación, se confunde el acto de meditar con una meta o un objetivo y en el peor de los casos hasta con una obligación.


El acto de meditar, que al principio debe realizarse sentados, quietos y en silencio, porque de otro modo seria prácticamente imposible, pretende nada mas y nada menos que sintonizar la consciencia con la realidad, la mente con el momento presente o como bien lo dijo Pablo de Or´s:


"Pretende reconciliar al hombre con lo que es"


Con lo que es la vida y con lo que es el mismo/a.


Eventualmente dicha sintonía o presencia debería extenderse o mejor dicho mantenerse siempre, no solo en el tapete. Es cuestión de practica  y voluntad. 


La verdadera razón de meditar es poder vivir la vida con plena consciencia, de nuevo, de lo que es y lo que somos. Poder vivir el "juego de las formas"  con la importancia y la atención que merece pero sin drama ni seriedad innecesaria.


Meditar, como la vida es imposible de explicar, de volver palabra, tampoco hay receta ni atajo. Y se hace aún más complicado al considerar que quién pretende meditar o entender la meditación es justamente quien la está impidiendo. El ego, la identidad, es la ilusión que separa la consciencia de la realidad.


Esta aparente contradicción y otras cuantas confusiones clásicas fueron tratadas y escudriñadas en la siguiente conversación.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page